CAST | EUSK | ENGL
¬Ľ home | ¬Ľ espacio de creaci√≥n | ¬Ľ actividades | ¬Ľ residencias art√≠sticas | ¬Ľ ATLANTIDA
ATLANTIDA

Residencia de creación de La Tristura (Madrid)

del 26 de febrero al 4 de marzo de 2012

ATE IREKIAK: 3 de marzo

 

Después de estos años de trabajo juntos hemos encontrado algunas certezas alrededor de la composición escénica. Antes de que vuelvan a convertirse en incertidumbres, trabajaremos sobre ellas en este nuevo proceso: Atlántida. Por primera vez vamos a investigar de manera directa la fragmentación en la narración escénica. En nuestros trabajos anteriores nos hemos preocupado por crear estructuras externas compactas, con la idea de que el espectador pueda reconocer un camino, sentar unas bases claras en la situación comunicativa, y que esto nos deje espacio para la libertad en el resto de la composición. En estos meses nos proponemos hacer una pieza con tres partes muy diferenciadas entre sí, y alejadas en sus parámetros formales. Vamos a trabajar en un recorrido por tres creaciones, que exploren tres maneras de narración escénicas radicalmente diferentes, y que en su conjunto formen un paisaje completo, propio y único, que convierta la escena, por encima de todo, en un lugar de resistencia.

Se presentarán tres pequeños mundos que acabarán interrelacionándose solamente en la cabeza del espectador. Los cuerpos en escena se despojan de la responsabilidad de contarlo todo, y dejamos en manos de otros elementos: textos, músicas y objetos, una mayor responsabilidad a la hora de generar significados. Seguiremos persiguiendo una intimidad, una exposición absoluta y algo parecido a una respuesta, decididos con este trabajo a seguir modelando desesperadamente nuestra propia caligrafía.

Nos contaron que hubo una isla frente a las columnas de Hércules, que se llamó Atlántida. Que en ella vivía un pueblo justo y virtuoso, donde las leyes disponían que sus distintos reyes debían apoyarse mutuamente. A lo largo de los siglos este pueblo se volvió soberbio y ambicioso, y comenzó una guerra con cada ciudad conocida con el objetivo de expandir su reino. Los poderes divinos fueron avisando a los ciudadanos de que su actitud tendría consecuencias terribles, pero estos, como es natural, no escucharon. En “un día y una noche terribles”, recibieron un castigo definitivo de los dioses. Un gran terremoto sacudió la isla, y este a su vez desató una enorme inundación. La Atlántida, si es que algún existió, desapareció debajo del agua. Desde aquí partirán las tres partes de este proyecto.

1. El origen

En esta primera parte no habrá presencia humana en escena. Luces, objetos, música y textos proyectados generarán este paisaje en el que el hombre, ausente, no es más que un elemento menor dentro de un mecanismo perfecto. Nos contaron que dios había creado el mundo. Nos contaron también que un conjunto de piedras y de gases se unieron y formaron la tierra. Los sonidos del mar, de los árboles que salían del suelo, del viento y de las estrellas nos dejaron sordos durante algunos siglos. Después empezamos a escuchar, al principio un sonido fino, lejano, y después, poco a poco, fueron apareciendo las palabras. Después de miles de años escuchando las leyendas de este mundo, mirando las estrellas en el día de nuestro nacimiento, dejando descansar nuestra sabiduría en nuestros hijos, después de miles de años envejeciendo sólo con el fin de hacer seguir el rumbo de la Historia, todavía no podemos adivinar cuál es, en realidad, nuestra importancia en la tierra.

2. La tierra

Estamos de madrugada en un bar de una ciudad europea. Un grupo de personas se ha dado cita allí para pasar la mejor noche de su vida. Hay un piano, todos cantan y beben, hay una urgencia por amar, por sentirse deseados, por decidir dónde está el placer. ¿Cuál es la noche perfecta? ¿Por qué se han juntado ahí? Lo que importa en esa noche ya no es dar la cara ni decir la verdad, lo que importa es hacer que los otros vuelen, se toquen, se amen. Todos se sienten elegidos, imprescindibles. Lo que importa es que el deseo circule, atrapar el movimiento frágil de la vida. Lo que importa es el descontrol, las rupturas, la genialidad, la inspiración, la risa. Como en una película de Cassavetes se trata no ya de improvisar, si no de vivir en escena, de vivir mirando y siendo mirado. Se trata de vivir y disfrutar en el mismo momento en el que sabes que estás haciendo algo que, de una manera u otra, recordarás para siempre. Y finalmente están de acuerdo. Cuando se llega hasta los límites del cuerpo y cuando se vive todo hasta el agotamiento, puedes afirmar que te has encontrado con el otro, que has habitado la tierra.

3. El futuro

La tercera parte será de algún modo la vuelta a casa. En estos años hemos trabajado con el lenguaje como material principal de nuestras piezas, con las palabras en sus distintas formas, casi siempre, aunque no sólo, como monólogos. Nos han servido para ordenar el pensamiento, el desarrollo de una pequeña idea dentro de un cerebro que lucha por abrirse y por esconderse al mismo tiempo. En esta parte retomaremos pues este trabajo que hemos hecho en otras ocasiones, intentando acercarnos al que escucha lo máximo posible. Cuando los mecanismos se paran, cuando para el ruido, y las máquinas, aparece de nuevo el hombre. Y tiene la necesidad de hablar. Será nuestra forma de concluir este viaje. La parte en la que volver al origen, un hombre solo se pone delante de otros y cuenta una historia. Cuando desaparezcamos todos de aquí, ¿cuánto tiempo seguirá brillando nuestra luz?, ¿hasta dónde llegará nuestra leyenda?

 

La Tristura son Itsaso Arana, Pablo Fidalgo, Violeta Gil y Celso Giménez, empiezan a trabajar en Madrid en el año 2004. Formados en el ámbito teatral han centrado sus trabajos en la investigación de nuevos lenguajes escénicos a través de la creación de mundos propios y de un uso cuidado de la palabra. Su última pieza es Materia Prima, el resultado de un largo estudio sobre la herencia, la educación y el futuro que culmina en este trabajo, dando fin a la llamada Trilogía de la Educación Sentimental. El proyecto lleva tiempo en nuestras cabezas y en nuestras conversaciones y poco a poco se va concretando. Será a partir de enero del año próximo, con las últimas funciones de Materia Prima, cuando la compañía se centre exclusivamente en la creación. En Octubre de 2011, se presentó en el Matadero de Madrid, dentro del Festival Sismo, una investigación escénica que será el origen de la segunda parte de Atlántida, que en el proyecto hemos llamado La tierra. En Azala trabajaremos principalmente la última de las tres partes del proyecto, El Futuro. Pondremos a prueba las ideas y los textos que van a ir madurando en estos meses para el capítulo escénico que cerrará la pieza y que debe recoger y dar cierre a todo la propuesta. Presumiblemente viajaremos allí con la intéprete italiana Chiara Bersani y el compositor Abraham Boba. Y en principio, será esta parte la que mostremos el día 3 de marzo.

ATLANTIDA
galería de fotos
  • ¬©Jorge Ferreira
  • ¬©Jorge Ferreira
  • ¬©Jorge Ferreira
  • ¬©Jorge Ferreira
  • ¬©Jorge Ferreira
  • ¬©Jorge Ferreira
archivos relacionados
enlaces relacionados
Espacio en la naturaleza
dise√Īo: leirelana.com